diumenge, 18 de novembre de 2012

silencios

Me desperté con el rostro de un asesino descuidado, bastante torpe en su trabajo y sin ningún tipo de emoción a transmitir. Me pregunté ¿seré el cordero degollado, o el degollador? Y de fondo una voz me repetía, eres el cúmulo de todos los traumas que te han contado, que los has querido hacer tuyos y eso eres tú. Decepciones de demasiado tiempo que no pertenecen al tuyo. Quizás eso lo era todo, y yo era los traumas de la generación perdida atado a una cama mientras por la mejilla me caía otra gota, de sangre, o más bien de vacío. Entró alguien, creo recordar, por la ventana y era frío, como mi piel empalidecida por no haber estado mentalmente donde tocaba. Estoy en un bucle que se repite sin fin, notando que todo ya ha pasado antes y nada va acabar bien. Repito los mismos esquemas en mi comportamiento absurdo e ilógico que cuestiona todo a su alrededor por estar perdido, tan perdido que ya no quiero que nadie me encuentre. Supongo que por eso dejo que mi mente vuele lejos, alto pero sin libertad, la libertad me corrompe y no quiero sentir nada. Ya no, 
por ahora.

dilluns, 12 de novembre de 2012

Solo tengo canciones que me llevan al abismo, y sin abismo no sería yo.

Siento tal vacío dentro de mí que soy incapaz de derrochar palabras o de dejarlas surgir de manera natural. Mi mundo ha vuelto a ser frío, pero esta vez lo estoy llegando a odiar, por primera vez. Noto que estoy robando palabras a un cerebro decapitado de ese títere que cuelga de las manos que cualquier extraño ha decidido manejar. Y no, hoy no. Hoy tampoco ha salido el sol a despertarme, a dejar caer su calor encima de mi manta. Soy como un bloque de hielo a punto de desaparecer y ser arrastrado por la corriente, y ya no me acuerdo de nadar. Solo sé hundirme en un abismo que me aleja de la realidad. Y…
 





Y no me quedan más palabras ni emociones que robarme.

dimecres, 17 d’octubre de 2012

Soy el azul apagado de un día frío y solo lleno de viento, que va y viene en un vaivén interminable de cambios y ganas de escapar. Soy como el aire que encerramos en verano dentro de un ventilador, que nunca puede dejar de rodar y moverse. Soy ese sonido persistente que nos pone frenéticos, ese que nunca encuentras cuando estas al borde del abismo, el que aparece cuando todo está en su peor momento.

dilluns, 8 d’octubre de 2012

aún hoy se escapa a mi control

No tengo más motivos, ni razones para quedarme. No he oído nada a mi alrededor que vaya a poder cambiar esto, ni tú que siempre llegas tarde y esta vez ni te has dignado en decirme nada al respeto –un problema menos– eso debe ser lo que sonó en tu cabeza. Soy un problema menos que se irá, y te quedarás ahí feliz como siempre quisiste. Sé que no hay sitio al que gritar, ni nadie a quien recriminar el hecho de no ser capaz de estar bien con nada. Tengo la música tan alta que no puedo pensar, pero sin ella estoy igual de vacío. Soy incapaz de intentar des-romperme, de querer quedarme o de seguir así. No puedo más. No voy a querer estar así para siempre. El jodido problema se irá a alegar razones a otra ciudad, a otro lugar y a otro mundo. Un mundo distinto al tuyo, o igual pero a miles de kilómetros a la deriva. Donde encuentre a cualquiera que quiera quedarse con un tipo como yo, ese tipo de persona que nadie quiere en sus conversaciones, en sus momentos de pánico ni en ninguna situación. Siempre he sido ese problema a erradicar, y la única solución es…
Y como no he encontrado solución ni en 65 minutos, ni en el círculo polar, ni tan siquiera entre las piedras he decidido que necesito escapar. Dame una sola razón para quedarme, ahora que me voy, ahora que ya nada ya me corromperme y ahora que nada es capaz de cambiar toda una absurda declaración que todos los que vais a leer no seréis a quien llevo tiempo dedicando miles de palabras que no quiere leer. Y no quiero tragar la luz de los espejos de un salón que no están rotos, que lo estoy yo. Siento no poder seguir siendo tu amante guisante, pero lo que más me jode es que nunca fuimos un 1999 como el que tanto he soñado vivir entre las letras y la voz de Santi Balmes, bajo un frío que va a acabar conmigo.
Ya no sé ni cómo simular tus abrazos. Y todo empezó con eso, un puto abrazo en un mal momento de mi vida que llega hasta día de hoy. No voy a quedarme hasta al fin, ya no.

 y llámame egoísta, pero sigo esperando ese texto que me prometiste desde hace meses.

 

dilluns, 1 d’octubre de 2012

quiero recordar mi vida en fotos polaroid

El hecho de quedarme estático puedo conmigo, no soy capaz de imaginar una vida como la de ahora para siempre, y no porqué no me guste  si no porqué me siento encerrado en este lugar eternamente. Dicen que huir es de cobardes, pero no es una huida, es mi necesidad de renacer yo mismo otra vez, de poder ser yo puramente, de volver a ser mi esencia (si es que queda algo de ella). Siento que no puedo sentir que vivo en el mismo lugar donde he vivido algunos de los días más tiernos de mi vida con una de las personas que más he querido en mi vida. Siento que si voy a pasar cuatro años a su lado pero a años luz de sus caricias será imposible vivir, seríamos como los puentes que cruzan  la ciudad donde tú y yo solíamos gritar, donde nos solíamos escapar para encontrarnos . Y a la vez me asusta la gran ciudad la que nunca duerme donde, por muy poco probable que sea, me pueda encontrar de nuevo a ese motivo para dejarlo todo y dejar de ser yo mismo, de volver a romperme al pensar que somos dos desconocidos que no sabemos ni que decirnos y más cuando creo pensar que tu motivo de estar donde estas es por una causa más intensa y profunda que la ciudad de tus sueños. Aunque esto solo sea el motivo más básico de todos los demás que golpean mi cabeza.
Necesito irme, fugarme. Necesito dejar de tener un colapso mental que me tiene bloqueado y atrapado eternamente, un bloqueo que hace que nada me corrompa, que nada me provoque sentimiento ni reacción alguna. Y tal vez Madrid sea la respuesta a todo esto, un tal vez que se reduce a nada cada vez que pienso en el puto dinero que eso supone.

dissabte, 8 de setembre de 2012

hoy voy a hablaros del amante guisante y de su gato en el tejado

Todos tenemos una razón para empezar a hacer las cosas que ahora creemos que son nuestras. Mis razones para escribir son dos y muy claras. Tienen nombre y apellidos y fueron vitales para mi, incluso más que la música, el teatro o cualquier sucedáneo. Fueron el motor que impulso a que yo conociera de cerca como la música puede llegar a recorrer cada parte de tu cuerpo hasta romperte o sacarte sonrisas y a la vez como el teatro es algo que uno tiene que dejar salir de dentro. Siempre han sido y serán las personas más importantes de mi vida, siempre seguirán siendo los malditos motivos macabros de que os exponga mi vida en letras, sin verso ni rima, pero claramente expuesta. ¿El problema? Cuando estaban mis razones conmigo me era indiferente, pero ahora que les noto tan lejos, tan desaparecidos y tan atenuados ya no sé como perder la vergüenza y volver a ser el yo de antes.
motivo primero
motivo segundo
 it's time to start a new chapter.

dijous, 9 d’agost de 2012

take me back to the start

Todos sueñan con irse a Nueva York, con rodearse de esos grandes edificios y notar la pureza artificial del abismo creado por el hombre y su destructora mano. Rodearse de tiendas que nos hacen consumir para luego consumirnos. Todos sueñan con irse a un lugar donde la especie humana tenga su huella y su destrucción dejada. Sueñan con lugares contaminados, con mierda, con hipocresía. Sueñan a cuestas con sus camisetas de grupos anti-todo, pero con lentejuelas. Hipocresía en todas partes y asco de nuevo. Los odio, los odio tanto que no puedo dejar de pensar en viajar a cualquier otro lugar, con viajar de manera humanitaria y sentirme un humano útil de una jodida vez y no con irme a ver cómo nos lo hemos cargado todo. Y por pensarlo habita en mí la hipocresía de también consumir, de tener caprichos innecesarios y decir todo esto.

divendres, 3 d’agost de 2012

Nada ya me convence, nada ya me corrompe

Aún no entiendo cómo puedo seguir tan enganchado a ti. Después de todo sigo buscándote en los rincones y buscando cualquier momento para notar que sigues aquí, sin mí. Te busco a ti, a los tuyos y a los míos. Busco tanto que ya ni te encuentro, que ya no sé ni cómo dejar de enloquecer por intentar saber más de lo que haces ahora, sin mí. Pero supongo que estoy destinado a no tenerte, a saber que siempre te irás y yo me quedaré esperando. Creo que eres la causa de todos mis miedos, de mi carácter, de mi comportamiento pero sé que nunca serás capaz de ponerte frente a frente conmigo y dejarlo todo en una bocanada entrecortada de frases que no vamos a ser capaces de terminar. Sé que después de todo nunca estuviste aquí, sé que después de mi la vida sigue como si nunca hubiera estado, sé que solo fui ese enano cabreado con el mundo que encontró su momento en ti. Sé que todo esto es absurdo y no lo vas ni a leer. Sé también que todos mis frustrados intentos se van a quedar en nada como siempre, y lo peor es que sé que vuelvo a ser monotemático.
.
Sigo siendo un adicto, un adicto a ti

dilluns, 16 de juliol de 2012

¿Cómo explicarte?

Descansamos nuestras mentes por un instante, las abandonamos, no queríamos nada de aquí. Solo dejar de sentir por un instante, sin viento, sin roce, sin calor, sin la piel de gallina, sin los escalofríos ni los suspiros. Tan solo buscábamos un poco de nada. Dejar de ser, para volver a ser algo más que lo que estaba establecido según una saturada televisión que solo nos miente y nos vende para que nosotros nos auto-compremos. El engaño constante de unas noticias manipuladas para intentar dejar como estúpidos a todos sus lectores y crear anticultura. El sonido de notas creadas a base de golpe de máquina y no de guitarra y papel en conjunto con una voz sin alma, sin aliento.

No se puede vivir con tantas ganas de morir por todo. Nadie puede ser feliz así, aunque la no-felicidad es una manera de no dejar de buscar algo que no quieres ¿Por qué? Pues por lo mismo que la población prefiere ver y criticar sin saber a escuchar y aprender para valorar. Somos unos desagradecidos, nos quejamos por todo, hasta por la lluvia (aunque sé que toda esta gente nunca se ha quedado debajo de ella por voluntad propia y se ha dejado empapar por el agua fría recorriendo sus sentidos).





dimarts, 10 de juliol de 2012

too many words

fases
Me planto, me siento os hablo de frente y nadie escucha. Nadie está en el otro lado nunca para mi, solo oigo gritos, susurros, y cara largas, pero nadie quiere escuchar. Todos quieren gritar y parece que nadie va a escucharme nunca. ¿Para qué? Nadie quiere entender nada, ni quiere saber nada. Fumo porros y eso es todo, nadie a parte de una gente que es como mi familia tuvo el valor para cogerme y preguntarme el porqué. Nadie a parte de ellos supo que era mi manera de escapar de una mierda de todo que me estaba llevando a la miseria, a la nada. Mis padres, mi hermana, nadie. Ninguno ha tenido el valor de coger y preguntarme nada de frente, solo quieren gritar y tener la razón y aquí se acaba todo. Pero mi momento de explosión, ¿dónde está mi momento de gritar? Porqué cuando yo empiezo parece que soy el maniaco loco y desagradable que está solo para tocar los cojones. Maldita rabia, maldita impotencia y maldito yo. Malditos todos los demás. Os odio. Me odio. No puedo más, quiero salir otra vez y escapar, pero no quiero recaer en lo de siempre, no ahora. Se acabo la felicidad artificial enroscada en un papel con cartón para deslizarme hacia la victoria y sentirme libre. Tengo que ser libre, por qué soy libre y no por qué alguien está detrás con la felicidad en su mano.
Estúpidos prejuicios, estúpida sociedad arcaica y maldito progreso. Dejad que la gente se muera, que tarde o temprano también os tocará a vosotros.

Nos distraen para no dar problemas, y lo sabemos y nos da igual.






dimarts, 3 de juliol de 2012

there's a shadow


Y pensar que siempre será tu canción, la única que sin hacer nada hace que cerrando los ojos estés aquí a mi lado, como nunca debería haber sido. Odio tenerte cerca, notarte cerca o saber que existes, odio tener esa sensación de muerte al sospechar que vuelves hacia mí. Haces tambalear todos mis principios, haces arder mis entrañas y tienes esa capacidad de hacerme autodestruir siempre. Te odio, te odio tanto que no sé ni cómo acabar contigo, como hacerte daño sin hacérmelo a mí. Estamos destinados a ser la mierda que se codea y rodea de estúpidas canciones, de gente depresiva y de frío. Aunque contigo no sea feliz, sin ti no sería yo. ¿A cuánto podría llegar a venderte? ¿A cuánto se paga la rabia que llevo dentro?

divendres, 29 de juny de 2012



la foto ve d'aquí: http://hablaryestarausente.blogspot.com.es/ (uno de mis motivos para encontrarle sentido a la existencia)

Conoces, conocemos la sensación de jodido negro futuro. Pero a veces parece que llego, llegamos a encontrar ese momento de paz y de pausa en una lucha absurda contra todo, aunque solo lo parezca. Es todo un reflejo de una nada que ha llegado a rodearme hasta destruirme, algo que nunca entenderé. 
Soy, somos seres complicados, complejos.

dimarts, 22 de maig de 2012

Deje mi vida apartada en algún rincón donde ahora está muriendo a un ritmo frenético. A veces la echo de menos.

daydreamer
Te vas, de nuevo, como siempre. No te importa nada, ni yo, ni tú, ni nada. Eres tú contra el mundo, te encanta ser tú contra el mundo. Has dejado la realidad apartada a cambio de una vida artificial bajo los efectos de cualquier cosa que te aleje de los problemas que te han llegado de golpe. No te acuso de provocarlos, ni te escupo por tenerlos. Te odio por el hecho de evadirte de ellos a base de colocón. Siempre haces lo mismo, a la más mínima represalia, te vas. Te vas de aquí y vuelas a tu realidad alternativa donde nada importa. Ni tú, ni yo. Que jodido el hecho de que seas un adicto, que cuando menos te lo esperes ya te veas otra vez sin saber ni donde estas. Pero te entiendo, a veces es la única manera de dejar de ser humano por unos instantes, de dejar de sufrir por el dinero, los amigos, la familia, tu pareja, tus trabajos, tus exámenes, tus ganas de morir, tus ansias por matar, tu necesidad de irte, tu adicción a todo lo demás, tu hambre, tu depresión que no sabes cómo ha llegado hasta ti, tu nuevo estilo, tu vacío al escribir, el no poder leer por falta de concentración, de la crisis, de que seas ignorado, de que te quedes solo por ello. Y el bucle ya es infinito. Este suicidio colectivo que se ha provocado hacia tu preciada cultura, hacia tu persona y hacia todo te hace reaccionar mal. O por el contrario de la única manera que conoces y que sabes que va a funcionar.
La única manera de matar los gritos en tu cabeza (y los de los demás) es no tener que escucharlos, o que dentro de ti se conviertan en aire. Aire que nunca nadie va a poder respirar por lo cargado que lo desprendes.

divendres, 18 de maig de 2012

Toda la basura del mundo se concentra en todas partes.

Lo importante es que puedas seguir siendo tu mismo. Que después de todo pertenecemos a la especie del odio, de la destrucción. Que ser uno mismo dejo de tener valor cuando cambiamos el respeto por dinero y compramos hipocresía. Nos han enseñado a vivir a base de la destrucción entre nosotros mismos, y a acelerar el proceso para conseguir más dinero y poder comprar más hipocresía. Y no, nadie puede vivir sin dinero. Y no, nadie va a querer vivir sin él. Estamos demasiado habituados a tenerlo todo por capricho, por celos y por orgullo y no por necesidad. Somos seres tan despreciables que ahogamos todas nuestras penas en un intento desesperado de salir de esta mierda de vida que nos ha tocado vivir, con dinero y con música. Música que te rodea hasta el punto que crees que una nota más va a hacer explotar tu cerebro. Y no, no sabemos vivir sin música, sin la musicalidad de cada palabra, de cada movimiento, de cada estupidez. Sin la musicalidad del mar, ni de los coches. Tenemos tanta necesidad de todo, que con nada no sabríamos vivir. Hay que cambiar los principios, hay que cambiar el dinero por comida, y la comida repartirla bien. Hay cambiar el dinero por amor, y saber cómo no morir por un exceso de cariño. Hay que dejar de conseguir dinero para comprar hipocresía, y dejar que la hipocresía sea solo aire.

 










dimecres, 25 d’abril de 2012

Por tu orgullo, tu afán de gloria y por querer tenerlo todo por fuerza y no por cariño. Adéu papa.



Deseo con tanta fuerza que esa burbuja que le rodea exploté de una maldita vez que me rompo solo en pensar que él sigue regodeado en su gloria de ser perfecto. Jodido azar, es tan estúpido por dejar que alguien tenga hijos como si fueran muebles para vender, para dar o para lanzar a la más mínima. A su lado me siento como un perro abandonado, me siento como si todo lo que me pasase jamás pudiera explicárselo. ¿Para qué? Tengo 16 años y todo es una mentalidad de estúpido influenciado por el entorno con opiniones propias y no con cosas que han pasado, con hechos. Hechos. La gran palabra que desconoce. Las cosas pasan, yo lo vivo y no se da cuenta. No se quiere dar cuenta. Su preciosa familia de “Pin y Pon”, en su caso, de quita y pon para mi, ha hecho impedirle ver que nosotros seguimos aquí, con todo lo que cargarnos encima y que nos ha ido dejando intentando entender el porqué de tanta destrucción contra nuestra persona.
Y después de tanto traqueteo, de tanto sin sentido y de tanto grito desmesurado me voy con la sensación de haber perdido más yo de lo que él en realidad ha podido perder. Dudo que aún se haya dado cuenta de esto. Y con esto me refiero a su hijo, el susodicho en cuestión yo mismo.
El día que quiera tener un hijo ya me vendrá a buscar, pero para ese entonces tal vez ya no me encuentre. Cuatro años siendo su saco de boxeo dan para una lista tan absurdamente larga que ni todo el oro, ni promesas, ni tan siquiera un abrazo (algo que no recibo por su parte desde hace incontable tiempo) podría cambiar el futuro que se ha buscado con sus hijos: la soledad de una familia perdida. Por su afán de gloria y por sus ganas de querer tenerlo todo por fuerza y no por cariño. Y por todas las veces que hubiera deseado que hubiera venido a por mí y haberme podido romper en sus brazos,
adéu.

Y aunque no lo creas, me encantaría tener un padre,
y poder decir que estoy orgulloso de él.

dijous, 12 d’abril de 2012

Deja que pasemos sin miedo.

¿Que salió mal? ¿Qué paso para acabar rompiendo con todo, para acabar tan lejos y volver a estar tan cerca? ¿Por qué parece que cuando más lejos estamos es cuando más nos necesitamos? De lado no sabemos funcionar, no sabemos ir cogidos de la mano, ni sonreír sin parecer estúpidos, no sabemos estar tiempo juntos, ni mostrar nuestro amor hacia el otro. No sabemos hacerlo al estar juntos. Pero cuando te vas, cuando me voy parece que todo está perfecto. Somos estúpidos. Somos jodidamente estúpidos. No sabemos ni hablar sin suspirar, sin dejar de mirarnos a los ojos. No sabemos nada el uno del otro, ni queremos saber, que es el problema y la solución. El anhelo de querer saber y la sensación de conocer hace que todo esté perfecto. No tendríamos que haber hablado tanto, ni yo haberte escupido todas las cosas, ni tu haber callado y aceptado con la cabeza. ¿Dónde queda el riesgo de quedarnos solos? ¿De dejar de estar pegados y tenerlo todo solucionado? ¿Dónde cojones se han ido mis noches llorando y mis días riendo? Dónde estás que creo que te he vuelto a perder. Imagínate sin amor, la vida tampoco es tan triste, pero deja de ser complicada por momentos, vacía pero fácil. Aunque parece que estamos condenados a buscarlo eternamente. No nos sabemos conformar con nada –jodida especia de inútiles que siempre queremos más-.
Y en medio de todo apareciste tu. Y creo no haber sido tan feliz, ni tan lleno. Toda mi seguridad reposa en ti.