dimecres, 25 de maig de 2011

y sin hablar dices ven (que pena tú ya te has ido).


Jamás entendí tu manera de querer(me). De tu constante huida de mi, siempre. Te veo, me ves y te largas. Ni me miras, ni me sonríes, no existo. Odio que me digas te quiero como si fuera enserio, que yo me lo crea y que tu te vayas sin más. Pero es lo único que he conocido contigo, lo que me gusta supongo. No me imagino viéndote cada día, ni haciendo de nuestras vidas un pastelón. Pero tampoco puedo seguir así. No puedo ver como te vas y me desmonto, arreglo un poco mi yo y rehago un poco mi vida, para que luego vengas y me vengan ganas de dejarlo todo, toda mi tranquilidad por estar contigo. Aunque no me importa, te quiero como no lo he hecho nunca. Hasta cuando creo que no, es así. Te quiero mucho y por eso no me importa y aún sigo escribiéndote cosas que creo que nunca te vas a leer.
toda revolución empieza por uno mismo

dilluns, 23 de maig de 2011

you don't had to wear that dress tonight.

Mi avaricia hace desear cada vez más el verte. Aumenta mis ganas de todo. Salir a la calle y romper con todo lo que se me cruce, y encontrarme con alguien que me pare y me diga: “eh tú, tranquilo que todo va a salir bien, y si no ya nos inventaremos algo. Respira que ya he llegado”. Y hacerlo, respirar y dejarme caer como un peso muerto. Estirarme donde sea y solo dejar pasar las cosas, la gente, las nubes, mis estados antipáticos. Escribir como antes sin parar, con ganas y sentir que lo que hago le importa a alguien. Descubrir de una maldita vez porqué coño vivimos y porqué la vida es una puta. Que se vaya esta sensación de melancolía y no sé que más que me tiene harto.

dissabte, 14 de maig de 2011



Odio e infinito desprecio. Sin más ganas ya de verte. Muérete o haz algo, pero deja de joderme y luego ir tu de victima. Nunca me habían hecho sentir tan asqueroso como hoy, y todo por tu puta culpa, así que déjame. Vete. Para. Que luego me vienes de que no te respondo, que estoy ausente, que no te quiero ver. Que si te mueres de ganas de verme. ¿Eso te lo crees tú? Me desprecias, me haces sentir como una mierda y luego vuelves como si yo fuera el gran hijo de puta. Anda, vete y para. Eres tú el que engaña a los demás, el que necesita a quién follarse, el que tenia problemas. Yo no. Así que asúmelo, y para de una maldita vez. O al menos no me hagas sentir inferior ni cosas de este palo para subir tu ego y tus ganas de sentirte mejor, porqué si te funciona, eres un ser despreciable.

dimecres, 11 de maig de 2011

six feet under the stars.

Quiero.. Quiero.. ¿Que quiero?
Quiero ver esa sonrisilla que me pones de reojo cuando ya no sabemos ni como escaparnos de situaciones absurdas. De subirme a un barco por ti (aunque sea de unas ferias tontas). Cogerte de la mano y suspirar, suspirar muy fuerte. Cada vez más fuerte. Y pensar: oh joder, quiero esto para siempre. Mirarte, que me mires y sonreír. Tener esos arrebatos que nos dan, y que me ponga a saludar a todo dios. Que me abraces, que me abraces tan fuerte que no pueda ni respirar con mis ganas de achucharte mucho, de quererte mucho, de todo. Saber que sí, que esto es lo que quiero. Suspirar y pensar en días como ayer que no quiero que vuelvan. Que no vuelvan como siempre mis horas en vela sin poder pegar ojo. Ni que vuelvan mis ojeras ni mi estado lamentable. Que no vuelva mi yo más deprimido y melancólico. Que no me pregunten donde estaba, porqué me he ido. Que no me pregunten nada, estoy aquí y punto. No más explicaciones, ni respiraciones que se van a ninguna parte. No más frases de: Yo jamás te dejaría, ni similares. Ni pedidas de mano, ni rencores. No más nada de eso. Solo besos, besos y roces. Al fin y al cabo lo que quedan son los besos, lo bueno. Así que.. que no sé. Soy feliz y no hay más vueltas de hoja. Y que te quiero a ti, y que ya lo sabes, aunque me repita todo el día.

dilluns, 9 de maig de 2011

nunca te callas vuelves a insistir.

Gritar. Gritar hasta el punto de ahogar todo lo demás. Llegar al silencio con el ruido, con el exceso de ruido. No oír nada más, no oírte. No oírme ni a mi, ni a mis pensamientos vengativos que atacan contra mi persona. Gritar. Gritar hasta llegar a sacar el estomago, la barriga y si aún me queda hasta el corazón. Echarlo todo. 


diumenge, 1 de maig de 2011

So sentimental, not sentimental no.

Recaída número treinta-y-nueve. Gilipollez número seis. Que asco, no puedo ni conmigo mismo en los días como hoy. Te echo tanto, tanto, tanto en falta que me ahogo hasta andando. Lloro, y lloro y no sé que coño más hacer, tampoco se puede volver a lo de antes. Tampoco se puede hacer nada. Solo joderse, llorar y aguantar. Hacía tiempo que no lloraba por nada, ni por las cebollas, ni por mi música deprimente, ni por los muertos. Y vas tu, y me jodes sin querer el día. ¿Porqué coño te metes siempre dentro de mi? Vete. Vete porqué ya no sé ni a quien le escribo, ni si lo que escribo vale para algo, o si realmente esto se lo escribo a alguien. Déjame, no sé como porqué tampoco haces nada, pero déjame.
No paro de gritar por las noches, y ahogo todo lo que grito contra la almohada. Me meto debajo la manta y me quedo igual que si estuviera muerto allí dentro. Quiero fugarme, a donde sea, pero irme. Odio ser falso, odio ser falso todo el día. Odio mentirme, mentir a todo el mundo. Odio tanto, tanto, tanto, que a veces me olvido de hasta como querer a la gente, o como no odiarla. Odio tanto, que a veces no quiero dejar de odiar. Odio tener que decir esto, pero vuelvo a necesitarte y no sé porqué si al fin y al cabo fui yo quien decidió irse. Soy un estúpido. Pero aún me tienes a tus pies, y después de hablar contigo entiendo
porqué. Te quiero.

- de no hi ha demà si no és amb tu a 14 d'abril de 2011.

El Malalt Imaginari, 31 d'abril del 2011