dissabte, 8 de setembre de 2012

hoy voy a hablaros del amante guisante y de su gato en el tejado

Todos tenemos una razón para empezar a hacer las cosas que ahora creemos que son nuestras. Mis razones para escribir son dos y muy claras. Tienen nombre y apellidos y fueron vitales para mi, incluso más que la música, el teatro o cualquier sucedáneo. Fueron el motor que impulso a que yo conociera de cerca como la música puede llegar a recorrer cada parte de tu cuerpo hasta romperte o sacarte sonrisas y a la vez como el teatro es algo que uno tiene que dejar salir de dentro. Siempre han sido y serán las personas más importantes de mi vida, siempre seguirán siendo los malditos motivos macabros de que os exponga mi vida en letras, sin verso ni rima, pero claramente expuesta. ¿El problema? Cuando estaban mis razones conmigo me era indiferente, pero ahora que les noto tan lejos, tan desaparecidos y tan atenuados ya no sé como perder la vergüenza y volver a ser el yo de antes.
motivo primero
motivo segundo
 it's time to start a new chapter.