divendres, 27 de juny de 2014

No estoy luchando contra la sexualidad, contra el mundo, contra todo. Estoy intentando erradicar los estereotipos y todas las jodidas fobias ilógicas hacia todo ser humano que no piensa como los demás. Estoy luchando contra la minoría que, por adaptarse, crea los estándares de normalidad; ni vosotras tendréis cuerpos de Barbies ni nosotros de Actionman, ni tampoco creo que ninguna de las partes quiera esa mierda, de plástico, vacía y materialista. Estoy intentando convencer que no por no votar uno es un pasota, simplemente no quiero justificar su sistema (un bulo creado para mantenerse siempre en sus poltronas a costa de algo que han decidido ponerle el nombre de democracia). Decir también que dentro de este sistema entra la educación, estudia e hipotécate para conseguir el trabajo de sus sueños: un sueldo de mierda siendo encargado en un jodido McDonalds. Y luego todos somos perroflautas, inadaptados y radicales, como si el hecho de no querer entrar en su sistema fuera algo malo, de lo que avergonzarse. Me arden las entrañas de odio contra todos vosotros, contra toda vuestra mierda, con el hecho de ver como o bajamos la cabeza o acabamos sin ella, por tener que sentir vergüenza por no formar parte de vuestro estándar de normalidad y sobretodo por saber que aún hay gente que cree en vosotros, en la iglesia y en todo lo que habéis decidido que es lo normal, lo bueno y lo que debe acatarse sin pensar. Habéis creado un rebaño de esclavos a través de la rutina educativa de estos patrones que con la presión que ejercen sobre los demás, lo perpetra y os ayuda. Habéis permitido que una mujer valga más por el tamaño de sus senos que por el de su cerebro y que un hombre tenga que ser hombre por encima de todas las cosas. Habéis conseguido que casi todos entienda el mundo igual que vosotros.
 ¿Vuestro problema? Es ese casi que no habéis conseguido convertir ni manipular.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada