dissabte, 19 d’octubre de 2013

quiero cerrar ese círculo

Ya no somos gente triste, estamos solo en un bucle insignificante que viene y va, pero eso no lo es todo. Es otra fase. Todo sigue igual, a mejor y sin viento azontando. Está volviendo el frío, está todo como siempre, como debe ser. La esencia vuelve a ser solo eso, ya no hay medias sombras, esas que inventamos y que nunca estubieron allí, por ahora. Y eso de algun modo es bueno. Ya no está el salir a la calle y plantearse si eso puede ser el avance o el paso atrás definitivo. No hay puntos de inflexión, solo pausas. El mundo sigue igual de puteado y va a peor, nosotros vamos a peor. Pero creo que por una vez, otra vez en esta pausa, eso no se convierte en el fin. Es raro volver a los ataques, a no saber que arde en las entrañas, en no saber como empezó todo esto, pero ahora el enfoque es distinto. No me siento corrompido, no me siento traidor, no me siento a punto de desvanecer entre viento y dejar que me arrastre. Estoy a punto de soltar yo el viento, a dejarme llevar por él y no ser arrastrado. Siento que las cosas están cobrando sentido, veo el porqué llevo tanto escribiendo para nadie, veo que esa nada a la que le escribia era yo mismo. Me siento libre, me siento sin cargas. No hay un quizás de doble filo de los de siempre, está vez no. Los dos años que planteaba cuando por primera vez lo escribí como escape llegan ahora, después de cuatro años perdido. Empiezo a ver, a verme desde otra perspectiva distinta. Y creo que he llegado a ese lugar, de momento.

  a mi madre

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada